Enamorados: vuestro día es el ahora.

Enamorados

El día de los enamorados no es un día; es el “ahora”. Porque el amor no espera, y porque se duerme, incluso se muere, si lo hacemos esperar. Y aunque lo diga tal día como hoy, un 14 de febrero, cualquier instante sería perfecto para expresar esto que quiero decir.

Porque estoy enamorada: enamorada de la vida, de las personas que se me cruzan en ella…

De todo lo bonito, de lo bueno, de lo que nos saca una sonrisa. Porque el amor tiene mil formas y puede ser de muchos tipos. Sólo hay que saber verlo, sólo hay que dejar que entre (aunque ya no esté de moda, o a la mayoría le dé miedo). Y por eso, hoy te digo TE QUIERO:

  • A ti, que nunca me has fallado, incluso antes de tenerme por primera vez en brazos. Un guía que sin ver el camino, nunca ha dejado que me pierda.
  • A ti, el centro de mi vida, a pesar de todo. Lo que fuiste, lo que eres, el amor que me das, y la vida que me diste.
  • A ti, que te has marchado antes de tiempo, y que nunca más volverás.
  • A ti, que tanto me recuerdas a mí, que te emocionas con las pequeñas cosas de la vida, que vives con el corazón en la mano y la lágrima en la mejilla.
  • A ti, que vuelves a vivir en muchos de mis sueños; que llenaste mi infancia de esas cosas tan bonitas, inolvidables para una niña.
  • A ti, que eres la hermana que nunca tuve, o que de algún modo sí tuve, con el corazón más grande que pueda caber en un ser humano. Mamá de la más adorable princesa.
  •  A ti, la segunda hermana que al final también tuve, que eres todo dulzura e inocencia.
  • A ti y a ti, que en tantos momentos habéis sido como unos segundos padres.
  • A ti, mi mejor amigo, mi apoyo eterno. Esa parte de mi familia que he tenido la suerte de elegir y conservar, lo mereciera o no. Papá del más adorable de los vikingos.
  • A ti, que te he perdido, que quizás ahora me odies; pero que tantísimo me has querido.
  • A ti, que da igual que estés a un metro de distancia que a cientos de kilómetros. Siempre cuento contigo.
  • A ti que después de muchos años de haberte conocido, te conocí de verdad. Amiga con mayúsculas, sin más.
  • A ti, que no te lo puedo decir… pero aquí y ahora, te lo digo.
  • A ti “peludilla”, que llenas mis días de ternura con tus mimos y tus saltos.
  • Y a ti, que estás leyendo esto. Tío, primo, amigo o compañero. Por todos esos momentos que hemos compartido, y todos los que nos queden por compartir.

Deja un comentario